31 mayo 2017

Narrativa: Escudos y llamas.

-Sí, señor.
Cuando terminaron todos de entrar al vehiculo él se quedó mirando su arma.
-¿Es verdad que están usando fragmentos de cabilla?
-Claro.
-Pronto nos va a tocar a nosotros también -dijo otro-.
Se quedó en silencio.
-Tampoco quedan muchas granadas...
El vehiculo blindado se detuvo y se abrieron las puertas.
Cargaron los escudos y formaron una línea de espaldas a un grupo de motorizados.
-¿Están armados?
-¿Tú qué crees?
La manifestación se mantenía al margen pero desafiaban a gritos su presencia.
Entre la multitud se veían encapuchados que comenzaron a cargar objetos que lanzar a los guardias.
-En este momento los están flanqueando -le dijo-, esperate.
Al fondo empezaron a sonar las detonaciones.
-Allí están. Cúbreme con el escudo, les dispararemos desde aquí también.
El soldado dejó el escudo y se puso detrás de él buscando blancos por encima de su hombro.
-Avanza, avanza.
Los manifestantes corrían desorientados.
Algunas piedras golpeaban contra el escudo mientras desde su espalda el militar respondía disparando a quien estuviera más cerca.
Algunos corrían tapándose una herida.
-Mamagüevo -gritaban-.
-¡Le dieron!
Miró hacía el lado derecho y vió un hombre cayendo contra el suelo.
La detonación sonó detrás de él.
Se volteó y vió a los motorizados que se alejaban del lugar.
-Vamos, vamos.
Una molotov cayó a sus pies.
Soltó el escudo y salió corriendo detrás de la línea.
-¿Dejaste el escudo?
-Mataron a otro chamo.
-¿Qué coño?
-Ya se fueron casi todos.
-El gobernador debe estar cagado de la risa.
-¿Ya le habrán contado el chiste?
-Ponte que fue él el que lo echó.
-Pues sí.
-Aquí está el escudo.
-Esa mierda.
-¿Te quemaste?
-Hoy no.
-Ven mañana.
-Al chamo le dieron en la cabeza.
-Ahí vienen. Agarra el escudo, marico.
Siguieron sonando las detonaciones hasta más tarde.

-¿El general es narco?
-¿Tú eres marico? Cállate la jeta, güevón.
-No sí, no joda.
-Ve y pregúntale, pues.
-Capaz te hace secretaría -dijo otro-.
-¿Pendiente o qué?
-Bueno, ya me fui.

Al llegar a su casa dejó el saco con comida en la cocina.
-Mamá estaba tragando gas anoche -le dijo su hermana-.
-Hola.
Se quedó en silencio por un momento.
-¿Ya sabías?
-Sí, ¿pero qué voy a hacer yo?
-¿Les dieron comida en el cuartel?
-Aja.
-Dale.
-Mira, voy a salir un momento. ¿Mamá está despierta?
-Está donde Tía.
-Vete tú también para allá. Yo voy a salir.

Una hora después llegó un amigo montando una moto.
-¿Tienes la vaina?
-Claro
-Vamos, pues.
Salieron parando solo a un par de cuadras donde había una barricada.
Cargaba consigo una caja llena de botellas con gasolina.
-¿Les echaste la vaina pa' que pegara?
-No.
-Pero, marico...
-¿Aja y si me las pegan a mí?
-¿Cual es el miedo? chamo.
Se escuchaban detonaciones a unas cuadras.
-Dale, dale. Me dejas ahí.
Se bajó de la moto con la caja en las manos y se acercó a la barricada.
-Aquí está, pa' que tumben a Maduro.
-¿Eso va a tumbar a Maduro?
-Si le tiras una en la jeta.
-Aquí lo esperamos.
-Fino.
Unos minutos después un puñado de militares bajaba por la avenida sin separarse de un blindado.
-Ese no es Maduro.
El sonido de las cacerolas empezó a ahogar el lugar mientras desde los edificios les gritaban que se fueran.
-Los quieren igualito.
-Tirenle ahí. Saca algunas de la caja y traela.
-¿Pa' donde?
-Vamos a flanquearlos, vente.
Cargando con las molotovs varios de ellos se metieron por las veredas a los lados.
-Epa -les dijeron otros encapuchados que los vieron pasar-.
-Hablame
-¿Pa' donde van?
-Vamos a caerle por detrás a las brujas.
-Nosotros cargamos molotovs con yesca, vamos todos y quemamos esa mierda.
-Vamos pues.
-Pero callado pa' que no nos vean.
-Hay que saltar ese muro y les salimos por atrás.
Mientras se movían las luces alrededor se apagaron.
-Finísimo.
-Pues mejor.
-Dale pues.
Al saltar el muro quedaron a un costado de los militares que se encontraban aún mirando hacia la barricada.
-¿Ves motorizados por ahí?
-No, chamo.
La tanqueta empezaba a retroceder.
-¿Se están yendo?
-Vamos, dale, dale. Las estoy prendiendo.
-Tirenle, quemen esa mierda.
Las molotovs empezaron a llover sobre la tanqueta que pronto estuvo despidiendo lengüetazos de fuego. Algunas de las botellas alumbraron llamas sobre los pies de los guardias. Uno de ellos se había quedado separado mientras intentaba responder disparando y una molotov le impactó directamente. La yesca se quedó pegada a su ropa y cayó al suelo intentando apagarse.
-Se prendió en candela el marico ese.
-Epa, ¿pa' donde vas?
Él salió corriendo hacía donde estaba el guardia quemándose y se quitó la capucha para intentar apagarle las llamas con ella.
Los encapuchados solo se quedaron mirando sin decir nada, luego se acercaron hacia donde estaba.
El guardia ya estaba apagado casi por completo y se intentaba levantar. Al ver al encapuchado que lo había ayudado lo reconoció del cuartel. Luego miró a los encapuchados que se acercaban y salió corriendo.
-¡Corre pues, bruja!
-Hubieses dejado que se quemara.
-¿Sí?
-Bueno, no.
-A lo mejor sí...
-Ya qué coño.
-Vamonos, ya le quemamos la tanqueta -dijo otro-.
-Fino, vamos.

-Chamo.
-¿Qué?
Le hablaba el mismo que lo había reconocido hacía unas noches. Ahora se encontraban en el cuartel apunto de salir otra vez.
-Pila por ahí.
"Los fragmentos de cabilla -pensó-, los motorizados, ¿están armados? mataron a otro chamo, ¿cúal es el miedo?".
-El general es narco. -dijo otro-
-¿Sí?
-Ya lo agarró de secretaría.
-¿Cómo sigue tu mamá?
-La otra noche tragó lacrimógena.
-¿No la habrás tirado tú?
-Verga, ojala que no.
-A la mamá de otro a lo mejor.
-Maldita sea, chamo.
-Sí.
-¿Entonces sí es narco?
-Creo, pero ya pues.
-Bueno.
-Mira, agarra ahí.
Le acercó una bolsita de café que sacó de su morral.
-¿Y esto?
-Pa' que se la des a tu mamá.
-Bueno, dale pues... Gracias.
-Fino, tranquilo.
-Nos fuimos.

Más tarde ambos se encontraban en la barricada. Uno sostenía el escudo y el otro arrojaba piedras y botellas. Pasarón así la noche hasta que los guardias se fueron otra vez y ellos pudieron ir a dormir.

-----------------------------------

Supone un gran reto para mí ahora mismo intentar escribir ficción en base a lo que me rodea y siento tan cercano, creo que lo es para casi todos. Serias preguntas me cuesta responder como ¿cuál es el mensaje que quiero crear? o ¿qué quiero cuestionar?, ¿qué tanto entiendo a estos personajes? Incluso el léxico que opto por usar queda en segundo plano. La verosimilitud, la moral, la polaridad, la polifonía y el silencio viajan desde la realidad hasta la escritura. Pero sobre todo intento acercarme lo más posible a aquello que vemos tan lejos. Una caricaturización de los militares que quizás no termina de colar pero te hace cuestionar lo que son, o eso espero inocentemente. Por supuesto esto no es la única forma de verlo, ni la correcta, quizás no quiero llamarlo de ningún modo una forma de ver. Estos personajes, tan creíbles como héroes de historieta, son para mí solo una forma de cuestionamiento; una crisis.
Basado en los eventos de las últimas semanas en el estado Mérida y en una anécdota en la que un chamo que se encontraba manifestando fue llamado por su superior para que se alistara y fuera a reprimir una protesta cumpliendo servicio.

17 abril 2017

Poema: me gusta...

Me gusta dormir sobre almohadas de tiempo
comer sobre algodones
y usar de plato la distancia

me gusta saborear inquietos olores
secretear con tus colores
susurrar los recuerdos

me gustan las largas conversaciones imaginarias
los planes de fuga
y las constantes ganas

me gusta que mis pies se mojen en el camino
que mi guitarra esté afinada un tono más bajo
y que la mañana conozca en qué tiempo vives

me gusta llevar comida en los bolsillos
rosas en las mangas
poemas en los ojos

me gusta la brisa si llueve
el sol si nieva
la lluvia si me alegra

te gusta la distancia hablada?
el retorno de lo desconocido
el que fue y se va para venir

me gusta la sonrisa agradecida
la gratitud distante
las notas que nos alargan

me gusta si ries
el día en que yo cantandote
vaya a encontrarte.

29 marzo 2017

Poema: Ghufklukhe

Parada en el borde se asomaba a una densa penumbra
había escuchado un sollozo desde el otro lado del muro
la cuerda con la que había escalado hasta la cima aún colgaba aguardando su regreso
una bandada de aves oscuras descansaba silenciosa sobre el árbol más próximo al muro
la joven intentaba mantener el equilibrio mientras acostumbraba los ojos a la oscuridad
escuchó de nuevo el diminuto sollozo
-¿Hay alguien allí?
y los lamentos cesaron de inmediato
-¿Necesitas ayuda?

...

-Sí
contestaba una voz amplia y retumbante
fría como las tinieblas que le rodeaban
-Buscaré una forma de bajar allí -dijo la niña-

...

-No lo harás. No bajarás aquí. Este no es tu mundo.
la voz se agravaba al pronunciarse
-Pero necesitas ayuda.
-No hay nada que puedas hacer por mí.
-Veré que puedo hacer.
-No lo harás.
-¿Cómo te llamas? Aguarda e iré por tí.
mientras hablaba
y sin dudarlo
la niña se amarró la cuerda que disponía para intentar bajar
-¡No vendrás!
la voz sacudió el aire y la parvada espantada salió volando del árbol
-No eres de este mundo. No hay nada que puedas hacer para ayudar a algo como yo.
a la joven le costaba mantener el equilibrio mientras la tierra comenzaba a sacudirse
la densa penumbra jamás se aclaró ante sus ojos
y ahora parecía respirar y emerger hacia ella
ella comenzaba a temblar mientras sus pupilas se mantenían abiertas como platos
de la gigantesca sombra se mostraba frente a sí cientos de puntos semejantes a ojos
bajo ellos algo que parecía más un túnel lleno sierras se abría asemejando una boca
-Mi nombre es Ghufklukhe y tú estás dormida, niña. Es hora de que despiertes.
la voz salía de esa gigantesca boca despidiendo un amargo hedor mientras hacía temblar el aire
la joven contemplaba petrificada hasta que sus ojos se tornaron blancos y se abandonó por completo
su cuerpo cayó hacia atrás sin ningún reparo
la cuerda se tensó e hizo que su cuerpo se destrozara golpeandose contra el muro

...

despierto en el campamento
la compañía entera se había quedado dormida en torno al baúl lleno de morocotas
junto a mí todos comienzan a despertar
-... Gufclo... qué...
espantada toda la compañía espabila al escuchar lo que pronunciaba el almirante
-¿Qué acabas de decir?
la sierra tiembla invadida de una aterradora sensación de frío mientras una voz comienza a emerger desde las sombras
-Creo que intenta nombrarme.
de entre la penumbra emerge el mismo ser del extraño sueño
pero su tamaño es aún mayor
creciendo y creciendo ante los soldados que miran estupefactos
apuntando sus armas e invadidos de miedo comienzan a disparar contra la enorme masa de dientes y ojos
sin hacerle ningún daño
el monstruo ríe
ríe pesadamente
y crece ya tan grande como un cerro
mientras se acerca a la compañía.

20 febrero 2017

Poema: Ella algún día se casará y no será contigo / Desesperanza

Algún día se casará
Y no será contigo
Se mudará a un departamento pequeño
Con un chico de tu edad
Del que no conoces nada
No la encontrarás en ningún lado de nuevo
Ni sabrás dónde encontrarla
Se casará en marzo
Y te enterarás tarde o temprano
Luego se irán de la ciudad
A una casa más grande
Teniendo los hijos que pudieron ser tuyos
Nada en su vida ahora tendrá que ver contigo
Y tu esperanza más grande se limitará a encontrarla en la calle
Por azar si sales más seguido por donde ella gustaba rondar
Y ver su rostro tan diferente que no pudiste ver cambiar a diario
Rogando que esta vez si te saluda
Le nazca darte un abrazo
Que no arrancará todo el dolor que sientes
Pero tachará aquello de tus últimos deseos
Y sabrás que todo había terminado desde hace mucho antes
Ya no queda nada
Ni siquiera la recuerdas más en realidad
Y aún así te sentirás enfermo e infeliz
Listo para morir
Para demostrar que esa no era ya tu vida.

Ella verá la tv esa noche
Y no será contigo
Su esposo quizás esté o no
Quizá la engaña
O la ama como ni tú podrías
No tendrás idea alguna.

No estuviste en la cena
Tampoco durante la película
Ni durante el postre de pasteles.

Para dormir ahora lee un libro
Y la lámpara no molesta tus ojos cansados
Tu tristeza es solo tuya
Y de ella la vida propia y ajena.

Ahora duerme en tu ausencia
Duerme como si no le faltara nada
Ni una palabra tuya
Ni un arrullo
Ni buenas noches
Ninguna de las canciones que te aprendiste para ella.

No espera por ti al despertar
No espera nada de ti jamás
Mientras tú querías todo y hasta lo mínimo
Un segundo de algo si podías guardarlo para siempre.

Ojalá la muerte te libere de inmediato
Y el sufrimiento no te siga hasta el otro lado
Ojalá apartes la mirada de aquella distancia que solo se alarga
Y logres liberarte algún día de ti mismo.

14 enero 2017

Poema: Una victoria

...
De ti recuerdo la inocencia y la sonrisa
Como una fatal alegría
Un hallazgo inmerecido
Algo que nunca comprendí del todo...
Quería tu gentileza y tu gracia
Lo de hacerme reír
Y poderme emocionar
Con nuestras ensoñaciones distantes
De un futuro juntos
...
Jamás pediste un verso
De este torpe poeta
Pediste tan poco
Y tampoco yo te di de mí
Aún así confieso
Que dormía pensando en tu rostro
En cada ocasión que te había visto
En las calles de esta pequeña ciudad

Ojala me divisaras, me decía
Me vieras en la distancia
Y sin razón alguna, porqué no hay razón quizá
Te enamoraras de mí
Y me dijeras cualquier cosa
O no supieras que decir
Igual como yo siempre de ti enamorado me sentí.

20 noviembre 2016

Poema: "Poesía"

lo recuerdo y casi puedo ver

y mi voz se descompone
se rompe en mis manos
viajera del silencio hasta el gris

el arrítmico golpeteo
retumba contra la tela
perdiéndome como los sentidos
que viajan lejos de ti

no porto un traje blanco
no hizo velas en el mar
no duermo en mi cama esta noche
soy alguien lejos del hogar

niño ciego palpando suavemente este suelo
la arena se vuelve pasto
el lodo vidrios
el agua nada

mi único recuerdo es dormir sobre algodones mojados
bajo la luz que se cuela por la ventana
una tarde de marzo ...

enamorado ...
de ti.

19 noviembre 2016

Poema: Noches de un triste adiós o solo noches. (borrador)

Algunas noches dormí feliz luego de un día adornado por la gracia de su presencia
Mientras ella estaba sumida en tristeza al estar un instante lejos de mí
Hoy esa tristeza es mía y no me abandona
Y solo lo hace más llevadera la idea de que ella no llora más por las noches
Si el mundo tiene algo de justo
Ella estará descansando sus ojos sin llanto, tan feliz como cuando ella animaba mis días
No permitirá que esta tristeza ahora sean dos iguales y sin remedio
Mientras ella duerme lejos de mí
Le sumo mis oraciones
Esperando haberme llevado en el adiós todo religiosa pasión por el otro
O que esto no haya sido entonces un adiós.

13 noviembre 2016

Poema: Somos amigos? #parte1

Are we friends?
Te agrado? [do i like you?]
Quieres ir afuera conmigo y hablar sobre algo que la gente suele ignorar la mayoría del tiempo?
Puedo hacerte un rico café.
Solo para ti.
Solo dime que somos
Somos amigos?
No somos enemigos?

19 octubre 2016

Poema: K 4/??

Casa
Casa
extraño
la palabra

mi alma
mi cuerpo
me vence
este anochecer

mi casa
se está yendo
mi casa
ya se fue

no estoy
tan lejos
pero me alejo
porque ella se va

Kasa
Kasa
extraño
no quiero oir.